Se abrió la veda. Sí esta era la época. Estaban en todas partes, acechándote. Persiguiéndote. Iluminándote con luces de dudoso gusto, que sí no se encontraran en plena vía pública pensarías que de un puticlub se tratase.  Sí, era una de las épocas más sonrientes del año junto San Valentín, se acercaba la navidad.

Navidad era sí cabía la época más falsa desde que la humanidad es humanidad. Era una época curiosa lo miraras como lo miraras pues de repente, todo el mundo es bueno. Todo el mundo siente compasión por los más necesitados, de repente todo el mundo quiere lavar su consciencia.

Tenía un folleto de unos grandes almacenes en la mano, hasta que decide arrugarlo y tirarlo a la basura.

-No debería llamarse Navidad, debería llamarse Falsedad.

Marshal aparece de repente y le responde.

– Quizás la gente se quiera de verdad, ¿quién sabe?

-Claro y el resto del año simplemente se les gastó el amor de tanto usarlo… Anda que tú también tienes cojones diciendo lo que acabas de decir.

-Es una época de cariño y amor ¿qué tiene de malo celebrarla?

-Malo nada pero sí no la celebras, sí no eres sonriente, sí no felicitas a la gente la navidad y el año nuevo y mucho menos, sí no vas alardeando de tú espíritu navideño pareces un hereje. El mismísimo grinch de carne y hueso… El problema es que sí ni te viene ni te va… te tiene que venir porque a la gente le apetezca jugar a creerse feliz.

-¿Qué sabes tú de la felicidad de los demás?

-Sé que cuando uno es feliz, no necesita que los demás se enteren y en Navidad todo el mundo se entera. Mira los catálogos, mira las películas de sobremesa, internet todo. Navidad es tiempo de quimeras a las que la gente se aferra creando una realidad que luego se disipa. Dejando lo que hay realmente y claro, luego vienen los traumas.

-La Navidad es un periodo de paz y al menos, ser buena y no mirar mal a quién se divierte con ella. Se llama tener un mínimo de condescendencia. 

Ay querido… Yo nací para ser una tía buena, enserio te lo prometo. Lo que ocurre que me caí en el camino y así me quedé, sino díselo a mi trasero.-La chica guiña un ojo a Marshal y le mira desafiante unos segundos. -No es condescendencia es contribuir a una mentira, a ser falsos… ¿Porque ir a ver a alguien que pasa de ti el resto del año? ¿Porqué reencontrarte con personas que no dan señales de vida el resto de los días? ¿Porque simular que te cae alguien bien cuando te da pereza mental? Es muy simple, la navidad me da urticaria mental. 

– En ese caso eres un grinch con problemas neuro-topicos.

-Mejor eso que ser gilipollas, ¿no crees?-Le pregunta con sorna antes de empezar a caminar y seguir con su destino mientras refunfuña y piensa que porqué de todo lo que acababa hablar el punto de inflexión había sido ” ser buena” acaso plantearse las cosas… ¿Era ser mala? ¿Acaso se había quedado ella a medio camino de ser una persona apta para la vida? ¿Se había tropezado en el camino y ahora era un desecho? ¿Era mala por odiar la navidad?

 

Imagen de Clarilou Ilustraciones.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s