Hasta Luego

Bajo el amparo de la luz radiactiva de todo flexo que se respete, la chica se encontraba escribiendo en el ordenador lo que parecía ser un experimento del momento:

Es curioso el camino de la marcha,

aún cuando la esperaba,

aquí donde yace la escarcha,

donde me sentía atada.

Sigo contemplándolo con esmero,

como el fiel sigue al clero,

recreando cada detalle de manera macabra,

aquellas conversaciones, tú palabra

aquella que cogí ,siempre con fuerza

aunque siempre me retuerza,

al reconocerme que de ti aprendí,

que el como hasta ahora me autodefiní,

no era más que el reflejo,

de mi yo viejo.

Ahora, a mi yo verdadero

le toca marchar, ya en solitario

pues esta fecha siempre quedará marcada en mi anuario,

como el día que siempre recordaré en mi pensadero.

La sonrisa rasgada en el rostro de la chica, dejaba claro que se trataba de una despedida necesaria. Una despedida que podía no haber sido tal pero ella la necesitaba, necesitaba saber que podía sola.

No tenía miedo a la soledad, en cierta forma le agradaba por eso aquel día no era cualquier. Tiempo atrás aprendió a confiar en aquel desconocido que le enseñó más de la vida que cualquier otra persona y aunque sabía, sí quería podían haber seguido manteniendo el contacto ella prefirió dejarlo en un abrazo sincero, real. Esa clase de abrazos que llegan al alma y las rasgan, que significan más que muchas palabras porque supo que era el momento de ser fuerte. Ser fuerte sóla, sin la certeza ni la comodidad que suponía saber que podías confiar en alguien. Ella lo valoraba, claro que lo valoraba por eso siempre estaría agradecida y consciente de que en un futuro, sí se volvían a cruzar la alegría que se llevaría pero eso era en un mañana que podía pasar o no quién sabía. Ella necesitaba ese adiós ese supuesto punto y final aunque algo le dijera que sí de verdad le necesitara otra vez, sabía donde encontrarle y eso, el hecho de que fuera una despedida y no, una ausencia le hacía sentirse con más fuerzas.

-¿Porqué no le has dicho todo lo que llevabas guardado para ti?- Preguntó Marshal con curiosidad, tras estar un rato observándola.

-Le he dado las gracias, eso expresa más que cualquier sentimentalismo que le pudiera contar. 

 – Dar por hecho las cosas, no aclara las cosas.

-Hay lenguas que no necesitan traducción Marshall.

-Quizás no aprendiste tanto como crees.

– Es probable, pero sigue siendo mi lección y tú no pintas nada. Ahora, con o sin disculpa, déjame en paz que voy a empezar una partida al Age ( Age of Empire).

Marshal asiente sin replicar, planteándose si de verdad había aprendido o era una quimera, una ilusión del momento, la adrelalina de la huída. Sabía que la respuesta sólo la daría el tiempo, por ello seguiría observando. Siempre al acecho.

 

 

*Imagen sacada de Pexels

Anuncios

One thought on “Hasta Luego

  1. Enhorabuena…. excelente entrada… es tierna y visceral a la vez… contundente… gracias por compartirla… por cierto me impactó muchísimo el vídeo… voy a escucharlo mas… no lo conocía… Un abrazo!!!! Nos leemos!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s